Kenia: un estudio relaciona la incidencia del cáncer con los residuos electrónicos Imprimir
Lunes, 24 de Febrero de 2014 15:44

Los casos de cáncer están aumentando en Kenia lo que podría estar vinculado con una incorrecta eliminación de los residuos electrónicos, según una investigación del Programa Ambiental de Naciones Unidas.Una mala disposición de los residuos electrónicos provoca que las sustancias tóxicas que estos generan sean liberadas al medio ambiente. 

En un solo año, Kenia produce al menos 20.000 toneladas de residuos electrónicos—según la fuente se habla hasta de 37.000—. Tomando como referencia el año 2010, Kenia generó 11.400 toneladas de residuos electrónicos procedentes de frigoríficos, 2.800 de televisiones, 2.500 de ordenadores, 500 de impresoras y 150 toneladas de teléfonos móviles, según destaca el diario keniano The Standard

La mayoría de los dispositivos contienen componentes tóxicos como plomo, mercurio y otros peligrosos productos químicos que se relacionan con enfermedades mortales como el cáncer. 

alt

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El director de la Autoridad Nacional de Gestión Medioambiental (NEMA, por sus siglas en inglés), Anhtony Saisi, lanzó la campaña oficial de recogida de basura en Kimusu señalando que Kenia no tenía capacidad para reciclar y gestionar todos los residuos electrónicos que genera anualmente y que se veía obligada a enviar parte de sus residuos  a otros destinos para que reciban un tratamiento adecuado. El gobernador de Kisumu, Jack Ranguma, se comprometió a trabajar con los residentes de su región para facilitar una eliminación correcta de la basura electrónica y pidió a la población que utilizase los canales adecuados.

Sin embargo, pese al crecimiento en el consumo de equipos electrónicos, cada vez menos de ellos llegan al vertedero; una explicación se basa en el hecho de que este tipo de desechos suponen el elemento de la basura económicamente más valioso. 

La cuestión de los deshechos tecnológicos —con sus peligros asociados para la salud y el medio ambiente, y al mismo tiempo sus potenciales beneficios por el reciclado de materiales valiosos— se ha convertido en una preocupación y una prioridad para Kenia,según señala Mail&Guardian en un reportaje.

El mercado informal gestiona la mayor parte de la basura tecnológica en Kenia. Los trabajadores informales del reciclaje recuperan los equipos y extraen las partes más valiosas, en algunos casos mediante procesos contaminantes como quemar piezas para extraer metales. Mercy Nderitu, directora de una de las pocas entidades que reciclan los deshechos de manera legal en Kenia, el Centro WEEE, asegura que "el hecho de que alguien comience a hacer esto (reciclaje de residuos electrónicos) sin tener en cuenta los riesgos ambientales o de salud asociados a la manipulación lo convierte en una bomba de tiempo". Según Nderitu, la gente se ha dado cuenta del valor inherente de los residuos, lo que provoca que almacenen estos en lugar de abandonarlos como basura común, mientras que lo que se tira a la basura es vendido por intermediarios antes de llegar a los vertederos.

Después de una época en la que la industria de los desechos electrónicos en Kenia ha estado descontrolada, el gobierno está empezando a tomar el asunto como una prioridad. La nueva dirección del gobierno en este asunto va teóricamente orientada a reutilizar, reciclar y recuperar."Incluso antes de dividir en componentes un deshecho, deberíamos intentar la posibilidad de reutilizarlo", dijo Immaculate Simiyu, de NEMA. Así solo será necesario desmontar uno de cada dos equipos.

Tanto el NEMA como Naciones Unidas están de acuerdo en que parte de la solución para la recuperación de los desechos electrónicos está en incentivar a consumidores y trabajadores informales. La última campaña de recogida de deshechos dirigida a los consumidores ha ofrecido camisetas o sombrillas a cambio de la mercancía.

 

Fuente: Mundonegrodigital