Menú Principal
Inicio
Noticias
Foro
Agenda
Bitácora Fotográfica
Voluntariado
Buscar
Contactos
JEvents Calendar
July 2019
S M T W T F S
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3
Servicios
La historia negra (y negada) del tango argentino PDF Imprimir Correo
Escrito por Tutorial   
Martes, 15 de Octubre de 2013 16:08

Pero esta negación no se da solamente en Argentina. En toda América Latina grupos de mayor apariencia europea discriminan a los que no lo son y distan más que otros de serlo. Las élites impusieron la obligatoriedad de todos de ser blancos. Ser blanco fue sinónimo en el siglo XIX de ser moderno. Entonces, lo no blanco quedó confinado a lo primitivo e inferior, objeto de repudio. A los no blancos no les quedó más alternativa que esconderse, negando su origen.

Entonces, ¿cómo es posible ver esa presencia negada? Hay varias formas. Desde las artes, y en la impronta musical, el tango permite observar la presencia negra. Este género musical, famoso en el mundo y que automáticamente se identifica a lo argentino, esconde en sus raíces la prosapia africana y contribuye a explicar el origen de la propia identidad argentina. Con cerca de 15.000 composiciones, tiene como creador (entre otros) al afrodescendiente negro, que hasta el momento pasa desapercibido sin embargo estuvo desde los comienzos presente. Pero algunos negaron ese origen adjudicándolo a la vertiente hispana, por ejemplo. Otros sostienen que el negro no pudo haber legado nada al tango porque su número fue en franca caída durante el siglo XIX; el momento de mayor creatividad dentro del género. Finalmente, quienes reivindican el tango como algo africano van a la etimología de la palabra para explicar que deriva de Shangó, el dios yoruba del trueno o simplemente el nombre del cuero que recubre al tambor, porque el candombe de los negros (el que tocaban obligados en la cubierta del barco negrero) es el primo lejano del tango, asimismo la milonga pasó por un proceso parecido que ayudó a definirlo más tarde. La presencia del negro en el tango es visible, desde la producción hasta tangos compuestos por blancos que hablan de lo negro.

Zenón_Rolón (1857-1902)2

                  Zenón Rolón (1857-1902)

La música es imprescindible para construir la identidad de un pueblo. Pero también los marginados o “desaparecidos” la construyen. El afro lleva el ritmo en la sangre, estamos todos de acuerdo. Entonces esa vitalidad impregna al tango, sin perder la mezcla con otros elementos culturales no negros. La música popular tiene mucho que ver con el nacionalismo. El tango ayudó a definir la identidad del inmigrante europeo de 1900. Pero los blancos se han apropiado de esa identidad desmereciendo el aporte negro en sus orígenes. En la forma en que se representó al tango, si bien los primeros payadores y compositores fueron negros, hoy la típica pareja que baila es blanca. Es que los argentinos de color eran de origen pobre y hechos al margen. Los de color hicieron tango pero debieron ajustarse, como pasaba en otras esferas, al canon de producción que era bien europeizado. Les decían como componer, en síntesis. Por eso no se los aprecia a simple vista.

La música construyó identidades, pero también excluyó. Cuando la gente escucha tango, sin saberlo, de alguna forma oye música negra. Pero que no se sepa no es culpa del oyente sino de la propia historia o, en otras palabras, de historiadores, políticos y otros que han resaltado una Argentina blanca, en donde hablar de lo negro remite a lo peor y, por suerte para la mayoría, extinto. En ese sentido, en Occidente se habla de lo negro como lo negativo, el humor negro, un pasado negro, y otras tantas expresiones que denotan que si históricamente a África se le negó todo, no es fortuito que en Argentina se niegue el origen negro del tango, y al propio afroargentino se lo excluya de su historia, cuando siempre fue protagonista. Hay otra contradicción que atenta contra el mito de un país blanco. Es que la forma típica de denostar a los pobres es refiriéndose a ellos, o a los inmigrantes de países limítrofes, como “negros cabeza” (u otras formas tan racistas). Entonces, hay que empezar a sorprenderse de la frase “En Argentina negros no hay”. Se debe cuestionarla hasta el hartazgo para que no se crea que solo los locos piensan que hay negros en el país del Cono Sur. En este sentido, sumergirse en el tango argentino ofrece una puerta para romper con el sentido común.

Última actualización en Martes, 15 de Octubre de 2013 17:45